Fotografía de Carmen Seoane

Recomendaciones higiene bucal para embarazadas

Los cambios hormonales que se produce durante el periodo de gestación condicionan cambios en todo el organismo y en especial en la salud de nuestra boca.

Con estos cambios hormonales es más probable que sufra sangrado en las encías, más conocido como gingivitis. Este tipo de trastornos son más frecuentes a partir del tercer mes de embarazo.

Además, durante los nueve meses de embarazo suele haber un aumento en el consumo de azúcar, aparición de náuseas y vómitos o cambios en la composición de la saliva (se tiene un PH más ácido), que pueden causar trastornos en las encías y caries.

Se recomienda una buena higiene bucodental y una alimentación equilibrada, ambas medidas son fundamentales para prevenir problemas bucales y ayuda a determinar la salud dental y general del bebé.

Además se recomienda visitar periódicamente al dentista, al menos una vez durante el embarazo, para prevenir posibles problemas en la salud bucodental y recibir orientación de los tratamientos más oportunos y detectar posibles alteraciones.

No es recomendable realizar tratamientos dentales durante el embarazo, lo ideal es que cualquier tratamiento dental se realice antes del embarazo, pero si esto no es posible, la época que se recomienda es entre el cuarto y sexto mes.

Es recomendable que tras el parto acuda al odontólogo para que realizar una revisión, y evaluar el estado de la boca.

Recomendaciones antes y durante el enbarazo

  • Tener una correcta higiene bucodental. Es necesario limpiarse los dientes después de cada comida con un cepillo de cerdas finas para no irritar las encías, dentífricos adecuados y no olvidarse de limpiar la lengua. Además, se aconseja completar la limpieza con hilo dental; su uso de manera regular ayuda a disminuir el sangrado de las encías y prevenir la gingivitis.
  • Tener una dieta saludable y equilibrada. Comer sano es vital no sólo para la salud de la madre, sino también para la del bebé. Es básico para la formación de los huesos y los dientes del bebé que la madre ingiera vitaminas A y D y minerales como el calcio y el fósforo.
  • Evitar el consumo de azúcar en la medida de lo posible. Su alto consumo hace que la placa dental sea más agresiva y produzca ácidos que atacan el esmalte y provocan caries.
  • Acudir a revisiones al odontólogo para evaluar y analizar si tenemos algún problema en nuestras encías y dientes. Hay que estar en alerta si las encías están inflamadas o sensibles, si sangran o si tiene la impresión de que los dientes se están moviendo, ya que puede ser síntoma de padecer algún problema periodontal. En este caso, hay que acudir inmediatamente a su odontólogo porque estas enfermedades pueden presentar un mayor riesgo de nacimientos prematuros.