Fotografía de Carmen Seoane

Recomendaciones higiene bucal para ancianos

Las personas de la tercera edad deben de tener especial cuidado con la salud bucodental, ya que es posible que se enfrenten a alteraciones referidas a su salud bucal, aún si se cepilla y utiliza hilo dental con regularidad. El uso de prótesis dentales, el tomar medicamentos y los trastornos generales de la salud suelen ser comunes en la tercera edad.

Afortunadamente, el odontólogo y el médico pueden ayudar a enfrentar la mayoría de esos desafíos satisfactoriamente.

Algunos de los problemas más habituales a los que se enfrentan en este periodo son

  • Las caries y el deterioro de las superficies radiculares de los dientes son más comunes, por lo tanto, es importante cepillarse con una crema dental con flúor, utilizar el hilo dental diariamente y visitar al odontólogo con regularidad.
  • La sensibilidad puede agravarse a medida que se avanza en edad . Las encías se retraen con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante alimentos o bebidas frías o calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, a bebidas y alimentos ácidos y dulces. Si experimenta sensibilidad, pruebe una crema dental para dientes sensibles. Si el problema persiste, consulte al odontólogo, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como una caries o un diente dañado o fracturado.
  • La sequedad en la boca es un trastorno común en las personas mayores, que puede ser causado por medicamentos o ciertos trastornos médicos. Si no se trata, esto puede dañar los dientes. Su odontólogo le recomendará varios métodos para recuperar la humedad de la boca, además de tratamientos o medicamentos apropiados para evitar los problemas relacionados con la sequedad bucal.
  • Los trastornos de salud preexistentes, como diabetes, afecciones cardíacas o cáncer pueden afectar su salud bucal. Asegúrese de comunicarle a su odontólogo cualquier problema de salud, para que comprenda su situación general y lo ayude a satisfacer sus necesidades especiales.
  • Las prótesis dentales le hacen la vida más fácil a las personas mayores, pero requieren cuidados especiales. Siga cuidadosamente las instrucciones del odontólogo y visítelo si surge cualquier problema. Las personas que utilizan prótesis dentales deben realizarse un examen anual.
  • La enfermedad de las encías es un trastorno potencialmente grave que afecta a personas de todas las edades, pero especialmente a aquellas mayores de 40 años. Diversos factores pueden aumentar la gravedad de la enfermedad de las encías, entre los que se cuentan:
    • Una dieta inadecuada
    • Una higiene bucal deficiente
    • Enfermedades sistémicas como diabetes, afecciones cardíacas y cáncer
    • Factores ambientales como: el estrés y el tabaquismo
    • Ciertos medicamentos que afectan el estado de las encías

Debido a que las primeras etapas de la enfermedad de las encías son reversibles, es importante identificarlas precozmente. Los exámenes dentales periódicos aseguran la detección y el tratamiento de la enfermedad de las encías. En ocaciones es posible evitar la aparición de la enfermedad de las encías si se practica una correcta higiene bucal.

Las coronas y los puentes se utilizan para reforzar los dientes dañados o reemplazar los faltantes. Una corona se usa para cubrir o "enfundar" por completo un diente dañado. Además, se puede utilizar para mejorar su aspecto, forma o alineación. Los puentes se suelen utilizar para reemplazar uno o más dientes que faltan, cubriendo el espacio dejado por los mismos. Los puentes se adhieren con cemento a los dientes naturales o a los implantes que rodean el espacio vacío.